Art Deco Fashion

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Debo reconocer que nunca he sido buena dibujando. Una vez nada más gané un concurso de pintura en el Centro Cultural de La Reina cuando tenía ocho años. Recuerdo que calqué unos venados de un libro de cuentos, nada muy espectacular, pero el acto creativo estuvo en que los hice besándose frente a frente como verdaderos enamorados. Más que por la habilidad me premiaron por el acto humanizado de amor entre ambos animales. Con el tiempo intenté mejorar mi técnica y le pedí a mi madre que me comprara una lámina de vidrio que uno utilizaba para calcar (no recuerdo su nombre) y que vendían en la calle. Sin embargo nunca logré dibujar bien ni menos pintar. Han pasado 28 años de aquel tiempo y por primera vez después de mucho decidí adquirir unos lápices acuarelados para aventurarme con el libro “Art Deco Fashion”, un lujito para los amantes de la moda, pues la edición contiene postales con  prendas de los años 20. Es un acto de absoluto relajo, creatividad y además su pequeña obra puede transformarse en cuadros  decorativos. Un Me Gusta a librería Contrapunto.

Mi tesoro vintage

 

IMG_1516

 

“Siempre he creído que lo vintage tiene una impronta chic que las cosas nuevas no tienen. Además que todo lo vintage tuvo uno o más dueños antes que uno, y eso también le agrega sabor a la prenda o accesorio que uno adquiera. En este caso, les presento mis anteojos vintage que seguramente son de los años 20 o 30 del siglo pasado. Lo compré en una feria de antigüedades de Santiago (que se pone cerca de mi casa) y es, a mi parecer, una joyita. Tiene un diseño bien particular… Puntiagudo en sus extremos y con un marco muy angosto que solo queda bien en caras angulosas o también angostas. Además, y por suerte mía, el vendedor me contó que algunas partes del objeto eran de oro, ¡primera cosa de oro que tengo y más encima fue por suerte! Y pensarán que me costó caro, no. El precio fue muy razonable porque tenía una parte rota. La arreglé y hoy cuando los uso ni se nota que alguna vez estuvieron cojos. Cuando me los pongo, me siento diferente porque lo vintage tiene esa magia de convertirte en exclusivo, en hacerte más interesante e irreverente. Así que busquen, que con paciencia te puedes topar con algún tesoro único y que será solo tuyo”

Manuela Ovalle, periodista.

Retro Drink

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El otro día camino al trabajo entré a comprar agua en un local que se llama Tassorello (que está en el metro Irarrázaval) y me encontré con estas botellas bellísimas e ilustradas con imágenes  pin up. Las encontré tan únicas que me compré una, solo por el envase. El sabor: Te alla Menta. Era refrescante, con  poco gas y sin mucha azúcar.

La receta de Retro Drink es casera y pertenece a una antigua familia italiana que la comercializó por muchos años hasta que abandonó el negocio. Luego de un tiempo sin venderla, los herederos de la familia retomaron la producción  y comenzaron a exportar el brebaje  a diferentes países del mundo. A mediados de año pasado Holdim Group compró la empresa (grupo ligado principalmente al rubro automotriz) para expandirse  a través de Macario.

De Latinoamérica somos el único país que la tiene gracias a que la empresa nacional EuroGourmet SpA decidió probar con la bebida en Chile. “Nosotros comenzamos la empresa en abril del año pasado y buscando productos novedosos, atractivos y de calidad, nos encontramos con esta bebida que cumple con lo que queremos: sabores novedosos, look atractivo y calidad”, explica uno de los socios, Juan Francisco Rojas.

No solo las ilustraciones de los envases son atractivas sino también los sabores: Aranciata Rossa (elaborado con una naranja roja producida en Sicilia) Gassosa (limón suave), Tónica, Te alla Menta, Limonata y Chinotto (hecha con un fruto italiano agridulce y cítrico).

Son bebidas bajas en azúcar (no son light), tienen poco gas  y especialmente la Aranciata y Limonatta contienen un poco de pulpa, por lo que hay que darlas vuelta  para que la pulpa se mezcle. ¡Exquisitas y totalmente coleccionables!

Las encuentra en:

Biancolatte, que tiene locales en Florida Center, Plaza Norte, Costanera Center y Portal La Dehesa

– Panfiore Panini Italiano, en La Reina

– Tassorello, en Metro Irarrázaval

– VOP Café, en Las Condes

– Café Quererte, en Las Condes

El video club

foto

Hoy puedo decir con orgullo que mis padres fueron dueños de un video club. El primero que administraron fue el de un amigo de ellos y estaba ubicado en la calle Larraín. En ese local luminoso y tapizado con cajas de VHS vi por primera vez E.T  y lloré callada al ver el abrazo de despedida entre el extraterrestre de dedos largos y su pequeño amigo. Ahhh era una linda época mi mamá pasaba algunas tardes en el local y yo jugaba en la calle con mis amigas del colegio que vivían cerca de ahí.

Al video club le fue tan bien que mis padres quisieron abrir uno propio en Grecia. Estaba dentro de un supermercado que se llamaba El Torero y atendía un vendedor que se llamaba Claudio cuya virtud era una sola: él reía. Durante esos años como familia nos hicimos expertos grabando películas de VHS a VHS, imprimiendo y cortando las carátulas de las cajas de las películas, y luego revisándolas. En medio de todo el proceso de producción vimos El Pájaro que Canta Hasta Morir (pero con capítulos censurados para los niños), Esperando la Carrosa, La Historia Sin Fin, Los Cazafantasmas, Gremlins, Karate Kid y otros títulos ochenteros y noventeros. Fue un negocio mágico y que nos hacía únicos como familia. Sobre todo porque tener un video club en ese entonces era “innovador”.

Pero como todo termina algún día, ese negocio acabó. Así que en casa quedaron algunas piezas maestra que cada cierto tiempo volvíamos a ver. Como aquellos capítulos censurados de El Pájaro que Canta Hasta morir que una noche con mi amiga Loreto vimos sin asombrarnos mucho.

El boom de los videos clubs se potenció todavía más en regiones. En Quintero por ejemplo había uno en el centro de la ciudad y a él íbamos con mis amigos a “arrendar” películas gore y picarescas. Esto lo hacíamos en nuestras vacaciones de invierno en la que durante 9 años nos juntamos todos los años. Ahí conocimos por primera vez al Flaco y el Indio en la super producción: Cementerio Palpito.

Los pequeños videos clubs sucumbieron en el tiempo con la llegada de las cadenas gringas Errol’s y Blockbuster. Monstruos del VHS en los que uno podía regodearse buscando películas. En la billetera uno tenía su carnet de socio y si te atrasabas tenías que pagar una multa.

Hoy en Chile ni las grandes cadenas de películas ni los pequeños negocios de VHS existen sin embargo la sensación de ver cine así solo alguno podemos revivirla.

El Viejo del Saco

672_viejo-del-saco_por_dejaz

Debo reconocer que desde niña me costó creer en los personajes infantiles. Nunca creí en el Viejo Pascuero, pese a que le escribía cartas interminables y esperaba ansiosa su descenso en el helicóptero, que contrataban en la sede de mi barrio para la fiesta navideña. La verdad es que siempre supe que era mi papá y no porque fuera una cabra ‘avispada’ sino porque mi mamá sabiamente me lo dijo cuando tenía 4 años… Ese día estaba en los brazos de mi madre- cuentan – y al ver entrar a un hombre con barba blanca, haciendo sonar una campana y diciendo “jojojo”, estallé en llanto. Acto inmediato, mi padre se descubre la cara y mi madre me dice: “Es el papá mi amor”.  Continuar leyendo “El Viejo del Saco”

Paper Toys

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si eres fanática (o) de los juguetes de metal pero nunca pudiste tener uno, esta es la oportunidad de coleccionar modelos pero de papel. Este libro-juego que es un sueño e “inventado” por el ilustrador Francois Chetcuti trae ocho modelos, entre ellos un coche con conductor, un monstruo que salta al abrirlo, un avioncito con hélice, una dulce muñeca y un patito volador. Contiene hojas previamente perforadas para cada figura y material adicional como varas de madera, elásticos y perlas, además de un completo manual con detalladas ilustraciones paso a paso.

El resultado es pura magia: juguetes de vivos colores y con ingenioso mecanismos con los que podrá empujar los choches, mover la linda muñeca y cambiarle la expresión al sonríente payaso. Un regalo preciso para los niños y para quienes todavía tenemos alma de niños. Un Me gusta a Galería Plop que tiene este maravilloso libro.

Moda Toda la Historia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No hay nada más bello que un libro de moda. Sus páginas impresas a la perfección con fotografías e ilustraciones los hacen casi tan deseados como un par de zapatos o una cartera de diseñador. Gordos, con portadas glamorosas e imágenes inéditas, estas publicaciones no solo son un material de consulta sino que además se transforman en objetos decorativos que tienen su lugar especial en la casa.

Moda Toda la Historia reúne todo eso además de una narración cronológica que da cuenta de datos como la indumentaria de antiguas civilizaciones, la historia de los tocados extravagantes, los orígenes de la moda afroamericana, la revolución del punk y un capítulo especial sobre al auge del comercio electrónico.

Lo mejor de este libro es que sin ser una enciclopedia tiene una forma muy didáctica de contar la historia. No solo utiliza líneas cronológicas sino que además fotografías en las que se analizan los puntos focales de estampados y un glosario de moda que explica cada tecnicismo utilizado a lo largo de sus 574 páginas. Un “Me gusta” a la Librería Contrapunto.

Revista Para Ti

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hay una cosa que me cautiva de las revistas de moda de los 40 es la publicidad ilustrada. Una mezcla de estilo y glamour en la que no se dependía de un software sino simplemente de una hoja de papel, lápiz, colores y mucho talento. Ropa  interior, zapatos, productos de belleza eran ofertados a través de llamativos avisos “dibujados” que a lo largo del tiempo fueron reemplazados por la fotografía publicitaria. Continuar leyendo “Revista Para Ti”

Reciclage I Love: Apostando por nuevos formatos

Hay muchas tiendas de ropa usada en Santiago, pero pocas que tengan prendas realmente vintage. Una de ellas es Reciclage I Love que hace pocos días lanzó su compaña publicitaria a través de las redes sociales. Se trata de 4 microbiografías de clientes de la tienda, que fue realizado por la productora Concepto&Realización, Fran Román y Rocío Huerta. Tuve la suerte de participar en este trabajo audiovisual que da cuenta de un nuevo formato publicitario, que por lo demás es un gran aporte. Una excelente idea de Andrea Hessin, quien a través de su tienda, está formando una comunidad amante de lo vintage. ¡Felicitaciones para ella!